Hace unas semanas publicaba un post con este mismo título, pero enfocándome en las raíces del problema. Aunque me he despistado con otros temas mientras tanto, sé que os debía mi punto de vista a posibles soluciones, así que ahí va.

Hablaba entonces de que en este entorno en el que la función de marketing cada vez se apoya más en herramientas tecnológicas como las redes sociales, las aplicaciones móviles o el big data, las funciones y responsabilidades del director de IT y el de Marketing se pueden mezclar o enfrentar dando lugar a situaciones que la organización debe saber manejar.

Estas son algunas ideas para establecer una buena colaboración:

  • Sé creativo con tu estructura organizativa: no se trata de que IT dependa de Marketing o viceversa, pero sé flexible en cuanto a cómo organizar los recursos. Dependiendo del grado de madurez con la que la función de marketing esté adoptando la utilización de las herramientas on-line, considera la opción de tener un equipo de IT enfocado en marketing, sentado junto a ellos, y porque  no… reportándoles. Puedes asegurar a través de procesos internos, que los estándares mínimos de arquitectura tecnológica que te aseguran tanto la seguridad como la integración de la información, se cumplen. Pero fuera de ahí, permite que desarrollen sus propios procedimientos y utilicen la tecnología que dé respuesta de una forma dinámica a las necesidades de marketing.
  • Actualiza tu perfil y el de tu equipo de forma que estéis más preparados para entender a los de marketing. Familiarízate con conceptos como posicionamiento en buscadores o marketing de afiliación. La parte emocional es importante también. Toma más cafés con ellos. Organiza reuniones conjuntas. Trata de anticipar sus necesidades. Recuérdales que la tecnología cuesta dinero y hay que reflejarlo en los presupuestos. En definitiva, sois parte del mismo equipo y vuestros objetivos últimos son los objetivos de la compañía. Recuerda esto siempre que parezca que no os entendéis.
  • Aprende a tomar riesgos: como decía en el anterior post, no todo es blanco y negro. En la actualidad, los departamentos de marketing tienen que estar probando cosas constantemente. Es imposible saber con antelación si determinada acción en las redes sociales se va a traducir en más ventas o no. Precisamente por ello, necesitan hacer cosas rápido, comprobar resultados y pasar a la siguiente si no funcionó. Define lo más claramente posible que lo que no es negociable: el mínimo de seguridad de la información aceptable y el mínimo de integración con los sistemas del back-end. Pero fuera de ahí, probar, medir y reaccionar, debería ser tu mantra tanto como el de los de marketing.

Y disfruta. El mundo del marketing junto con las posibilidades de la tecnología es apasionante. Te divertirás.

Temas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.