Scott Edinger publica un interesante artículo en Harvard Buisness Review titulado ‘Why Remote Workers Are More (Yes, More) Engaged’ con el que no puedo estar más de acuerdo.
De acuerdo con un estudio realizado en la empresa donde Sedinger trabaja, los miembros de equipo que no estaban localizados cerca de su jefe estaban más motivados y comprometidos, y valoraban al jefe más alto, que los miembros del equipo sentados cerca de él. Aunque las diferencias no son grandes, se pueden hacer algunas reflexiones de por qué esto es así:

  • La proximidad produce relajo: los líderes que trabajan físicamente cerca de sus equipos pueden pasarse bastante tiempo sin tener interacciones cara a cara de calidad con ellos. La situación empeora si están en pisos o edificios diferentes. Esto no quiere decir que dichos líderes sean vagos; lo que ocurre es que como la posibilidad de comunicarse está ahí, se relajan y no la ejercen
  • La distancia hace que la gente haga un esfuerzo consciente por comunicarse: la mayoría de los líderes que gestionan equipos remotos, hacen un esfuerzo planificado en mantener la comunicación con aquellos en su equipo a los que normalmente no ven cara a cara. Además durante la comunicación, pasan algo de tiempo hablando sobre de cosas generales antes de concentrarse en la tarea. También tienden a estar más centrados en la conversación para aprovechar el tiempo que pasan con ellos.
  • Los líderes de equipos virtuales son más expertos en el manejo de herramientas de comunicación: como estos líderes no tienen más remedio que utilizar herramientas tipo videoconferencia, conferencias web, instant messaging, e-mail, voicemail y teléfono, adquieren naturalmente la habilidad para utilizarla frente a otros líderes que las utilizan más esporádicamente
  • Los líderes de equipos virtuales aprovechan mejor el tiempo que sus equipos pasan juntos cara a cara: dado el esfuerzo tanto económico como de tiempo que supone reunir a estos equipos, los líderes se aseguran de aprovecharlo bien. Estas reuniones suelen también conllevar más socialización al incluir cenas juntos y actividades de team building. No es raro oír a los miembros de equipo más cercanos que el único tiempo que pasan cara a cara con su líder es cuando se reúnen con los miembros remotos

Durante mi vida profesional, ya fuera como miembro de equipo o como líder, he experimentado estas situaciones en muchas ocasiones. Mi aprendizaje aquí es simple: no des la comunicación por sentada si estas cerca de tu equipo. Haz el mismo esfuerzo y utiliza las mismas técnicas para mantener la comunicación que si lo tuvieras distribuido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *